¿Cómo trabajamos?

Es una de las preguntas que más respondo: Para qué sirve la inmobiliaria, de qué manera trabaja y para qué sirve realmente.

Me gustaría desmentir ciertos mitos. Más que nada, para que todas las personas puedan estar informadas desde un principio. Y ahorrarnos prejuicios, desconfianzas y desconocimiento.

El trabajo principal del agente inmobiliario es ser el vínculo entre el propietario y el comprador. Muchas veces el propietario en sí no se ve capaz de alternar esa tarea con su rutina habitual, y acude a la inmobiliaria para que le ayude a cerrar ese futuro trato. Trato que en definitiva, beneficia a todas las partes.

Muchas personas ven ese «vínculo» como un mero intermediario, algo que es caer en el error inmediatamente.

Tener más contactos que un propietario individual, no es ser un intermediario. Es tener más contactos. Tener más amplitud de movimiento (y por tanto, abarcar más zona geográfica) no es ser un intermediario. Un intermediario es alguien que cobra por el mero hecho de serlo. El agente inmobiliario realiza un trabajo, esa es la diferencia.

En cambio, el trabajo de la inmobiliaria es mucho más que ese. Se centra en promocionar, buscar posibles clientes interesados (para inmuebles que son de particulares) y por eso precisamente se nos contacta. Para facilitar la tarea, que suele ser muy difícil, de encontrar rápidamente alguien interesado en comprar nuestra casa. O alquilar nuestro piso.

Lógicamente, se cobran unos honorarios por ello. ¿No debe cobrar un publicista? Algunas personas deben considerar que no. ¿No debe cobrar un asesor financiero por aumentar tus ahorros cada año?

Lo que no tendría sentido alguno es trabajar durante meses buscando interesados para un inmueble que no poseemos (todos esos meses, sin cobrar) y al encontrar un vínculo que pueda comprarnos nuestra casa pretender que quien ha hecho ese trabajo no cobre. Ver eso como «intentar aprovecharse» es sencillamente no entender nada.

Ni entender la cantidad de viajes que debe hacer un agente AICAT a una vivienda antes de venderla. Tampoco entender, que el propietario no está obligado a cedernos la exclusividad de ese inmueble, con lo cual compartes esa competencia con otras muchas agencias más. Muchas veces, nadie te asegura cobrar.

Nosotros nos centramos en hacerte la tarea más fácil. En responder a todas esas llamadas que nunca sabes si serán de interesados reales. En filtrar a las personas que queremos para alquilar nuestro piso. En asegurarnos de que toda la documentación está en regla para que no haya problemas. Ni para el arrendatario, ni para el arrendador. Entre muchas otras cosas.